viernes, 25 de junio de 2010

Pierde ñori e hijos pero salva a engreídas


Nunca imaginó que la naturaleza lo castigaría de forma tan brutal. Ahora no volverá a ver a su esposa ni disfrutará de las risas de sus tres menores hijos, pues ellos perecieron ante sus ojos sepultados por un huaico.

A Raúl Zegarra Isla (58) solo le consuela ver con vida a sus otras dos hijas. Esta desgracia también acabó con la existencia de otro niño de dos años.

Está vivo. "Me he quedado sin nada, sin familia, sin casa y cada vez que recuerdo lo que pasó, lloro de cólera", dijo Raúl Zegarra 'Héroe del barro', esposo de Alberta y padre de Abigail (22), Alexis (10) y Andrea (6), quienes el pasado miércoles murieron sepultados por un huaico en el sector Río Blanco.

Asimismo, su hijo Hugo (26) dijo: "Estoy destrozado por la pérdida de mi familia pero me siento bien de encontrar a mi padre, pues creí que también estaba muerto".

Señaló que no tiene dinero para enterrar a sus familiares. "Necesito apoyo. Es muy costoso para poder asumirlo solo. Espero que alguien pueda ayudarme", señaló el joven a su salida del hospital de Matucana, donde identificó los cuerpos de sus parientes.

Salvado. "Estoy vivo porque en ese momento limpiaba unos pozos. Todo sucedió rápido, escuché un ruido como una explosión y de pronto una avalancha vino del cerro. Vi cuando mi casita era tapada y arrastrada por el lodo con mi familia dentro", recordó entre lagrimas Raúl Zegarra.

El jefe de esta familia salvó de la muerte a sus otras dos hijas, Sayuri (8) y Shirley (14), al jalarlas del lodo que las cubrió cuando jugaban en la puerta de su predio.

Otra víctima. Durante las labores de limpieza en esta zona de desastre conocida como Cerro Uña de Gato, en el sector Caruyá, distrito de San Mateo, la Policía de Rescate halló una quinta víctima, identificada como Benjamín León Barreto (2), quien sería hijo de una vecina de los Zegarra Coronel.

En el lugar se continúa con la busqueda de cadáveres.

El huaico también arrasó con decenas de animales de corral y ganado, que murieron atrapadas en sus corrales.

Ayuda. Defensa Civil envió carpas, colchonetas, alimentos y agua para los afectados, quienes pernoctarán en la zona hasta que consigan dónde refugiarse.

En solidaridad con los afectados, un grupo de pobladores del distrito de Chicla preparó caldo de gallina para estos y realizaron un censo para verificar la cifra de fallecidos y desaparecidos, dijo su alcalde Julio Félix Carlos.

Según la Policía, el alud cubrió 400 metros de carretera que conecta los anexos de Caruya, Chocna y Yuracmayo.

De otro lado, el Ministerio de Transportes envió retroexcavadoras, un tractor oruga, un cargador frontal y volquetes para retirar lodo de las vías del tren.

Desfogue. "El mal mantenimiento de los canales antiguos ha provocado que colapsen y aún hay riesgo porque un canal de agua sigue cayendo, y podría provocar más derrumbes. Por esta razón se viene trabajando en desembalsar las aguas en el sector de Río Blanco", dijo el presidente regional de Lima,

No hay comentarios:

Publicar un comentario